globalización y fe (I)

El mundo necesita fe. Así de contundente es la conclusión que lanza Tony Blair, ex primer ministro británico y flamante convertido del protestantismo al catolicismo, en un artículo publicado en La Vanguardia. Aunque nada mejor que acudir al original y echar un vistazo a su diagnóstico, es posible destacar algunos hitos. No hay detalle que perder.

Destaca el caso de China. El gigante asiático lo es para todo. Hasta para creer. “Vale la pena reflexionar sobre la religiosidad de los chinos. Hay más musulmanes en China que en Europa, más protestantes practicantes que en Inglaterra y más católicos practicantes que en Italia. (…) Aproximadamente cien millones de chinos se identifican como budistas. Y, por supuesto, el confucianismo –que es una filosofía más que una religión– se venera fervientemente.”

El caso chino ha sido materia de informativos en los últimos días tras la condena del Vaticano a la represión de los católicos y el nombramiento de obispos por parte del gobierno.

Conocido es también por todos el trabajo asistencial “de los que tienen fe” en todo el mundo. Y no sólo cristianos. Musulmanes, hindúes y judíos tienen redes de asistencia extendidas por los cinco continentes. “Un elemento común de todas las grandes religiones es el amor al prójimo y la igualdad entre los seres humanos ante Dios”, apunta Blair.

Conclusión de la primera parte: los dirigentes políticos dedican escaso tiempo al hecho religioso.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s