el Casillas y la Carbonero

Hay que ver lo velozmente que se ha solucionado la ¿crisis? de la pareja de moda: el Casillas y la Carbonero. Artículos para todos, para que nadie se moleste. En estos casos, ante la duda, más vale pecar de exceso que de defecto. Y todo gracias al abuelo de Iker, perdón, del Iker. Una foto a tiempo y la ¿crisis? resuelta.

Una crisis de pareja ni se gesta ni se resuelve de la noche a la mañana por lo que es lógico creer que jamás hubo tal crisis y que la foto con el abuelo sólo será recordada como “el día que vino la novia tan guapa de mi nieto” y no como el antídoto eficaz contra una depresión convivencial.

Qué cosas. El abuelo de Iker, perdón, del Iker, solventa la crisis en un flash y el gobierno de este país se las ve y se las desea para resolver la suya. Entre no verla, vislumbrarla, darse de bruces con ella, reconocerla y ponerse a la faena, ya va para tres años y los que quedan. Y además la crisis propia y particular que vive de puertas para dentro.

Seguro que el abuelo de Iker, perdón, del Iker, sabe mucho de motes, apodos y apelativos cariñosos. Seguro que tiene o tuvo uno en su pueblo. Seguro que, a no ser que sea muy ofensivo, no le da importancia. Seguro que, además, se siente unido a ese apodo.

Así que no debería picarse tanto el ministro José Blanco, que esto de los motes va con el gracejo español del que tanto se hace gala a la mínima oportunidad. El PSOE ha pedido por favor al PP que no llamen más Pepiño al ministro de los trenes.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s