el video de camps

Metidas de pata con micrófonos abiertos, o presuntamente cerrados, como la última del presidente de la Generalitat Francisco Camps las ha habido, por lo menos, desde que se inventó la televisión. Antes incluso. Aunque el único riesgo que corría un personaje público cuando nada se sabía de la radio y la televisión era que un periodista escuchara escondido sus pensamientos en voz alta.

Al margen de la oportunidad de la cuestión que plantea el periodista de Público, sobre los famosos trajes, las pilladas se han convertido en una constante. Los políticos, en este caso, cada vez que ven una de estas deben de estar en un sinvivir insoportable ante la posibilidad de ser el próximo en caer en el despiste.

Pero ha quedado de sobra demostrado que estos deslices verbales sólo sirven para engrosar los programas de zapping tan de moda en los últimos años. Esperanza Aguirre llamó “hijo puta” a no se supo bien quien y la vida siguió. Zapatero confió a Gabilondo que de cara a las elecciones generales de 2008, a su partido le convenía que hubiera “presión”. Nada sucedió y el PSOE se llevó el gato al agua. Porque en el fondo los micrófonos abiertos solo captan lo que todo el mundo sabe o por lo menos intuye. Por eso mañana, o pasado, se olvida.

Lo de Camps es caso aparte. El último desliz no frenará ni un ápice su, al parecer, segura victoria en las urnas. Tiene razón. Puede que incluso sume votos. Nada puede con él. Ni micrófonos abiertos, ni trajes, ni la sombra de la corrupción. Camps tiene estrella.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s