morir en Roma

Cuando está a punto de comenzar en la plaza de San Pedro la misa de acción de gracias por la beatificación de JPII, seguro que muchos de los valencianos que aún no han salido de Roma, darán gracias también por el servicio del cardenal Agustín García-Gasco. Así lo hizo también, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, que celebró una misa en la capilla de la residencia de las Obreras de la Cruz, donde se alojaba don Agustín siempre que aterrizaba en la capital de Italia.

Morir en Roma, en la sede del sucesor de Pedro, el domingo de la octava de Pascua, el día de la beatificación de Juan Pablo II es, ciertamente como ha dicho el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, un “regalo” y “un reconocimiento a su fe y a la adhesión a la Iglesia que manifestó durante toda su vida” el cardenal.

Última imagen de don Agustín, el sábado por la noche cuando llegó al Circo Massimo para participar en la vigilia de preparación.

Un pensament sobre “morir en Roma

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s