confusión en la indignación

Los llamados indignados y el movimiento 15-M corren el serio peligro de perder la legitimidad y la oportunidad de las reivindicaciones (algunas de ellas) con las que tomaron la calle hace ahora más o menos un mes. Sería una verdadera lástima que estos jóvenes indignados acabaran por convertirse en profesionales de la pancarta, la manifestación, el insulto y el desafío a la legalidad.

Deberían plantearse una labor de limpieza, de control. Es evidente que mientras grupos de jóvenes siguen reuniéndose y debatiendo sus propuestas en las plazas de algunas localidades (¿hacia dónde?), grupos antisistema han aprovechado la movida para infiltrarse y dar rienda suelta a sus instintos. Por eso, cada vez es más urgente una cierta organización, si no por ellos, por los demás. La confusión se está apoderando de la sociedad que asiste a episodios como los vividos ayer frente a las Cortes valencianas y no sabe cómo reaccionar.

Tampoco ayuda la actitud de algunos diputados y diputadas, que no dejaron pasar la oportunidad de seguir pescando (desde dentro del sistema que tanto detestan) en ese río más que revuelto. Pedir una verdadera democracia el día que se constituye una legislatura emanada de los votos de cientos de miles de valencianos es una contradicción, además de un insulto, de tamaño más que considerable… a no ser que la verdadera democracia que promueven sea solo su verdadera democracia.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s