indignación en la indignación

Ellos mismos lo han provocado. Los alborotadores que se han presentado ante el Parlament de Catalunya y que esta tarde se rasgan las vestiduras al ver como Artur Mas y otros tantos llegaban en helicóptero al debate de presupuestos, son los que han obligado a estos diputados al uso del aparato volador. Si Mas se hubiera presentado a pie, le hubieran arrancado el traje antes de decir “bon dia”, aunque luego el malo de la película hubiera sido el policía que le suelta el garrotazo. Y eso no es. Así que nadie se eche las manos a la cabeza cuando la poli saque las porras a pasear.

Por eso es un paso adelante (debería haber más) la declaración del Movimiento 15-M desmarcándose y condenando lo sucedido en Barcelona. “Abuchear, insultar, tirar agua o pintura y sobre todo, no dejar hacer el trabajo a los políticos no es en absoluto nuestra meta”, ha explicado uno de los portavoces. Cada vez hay más indignados de los indignados.

Lo malo es que mientras los alborotadores se dedicaban a increpar y provocar a todo aquel que pasaba por ahí, ya fuera la señora de la limpieza del parlamento catalán o el encargado de la cafetería, sus señorías arrancaban el debate de unos presupuestos con muy importantes recortes sociales con la sanidad como principal damnificada. Si a tanta gente dicen representar, en el futuro ellos mismos podrían estar en la cámara autonómica catalana para impedir (o al menos intentarlo) que se aprueben los recortes presupuestarios y no en la calle pintado una cruz negra en la gabardina de la exconsejera de Justicia Montserrat Tura, por ejemplo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s