abusos de clérigos a menores: sanción y prevención

Desde este lunes se celebra en Roma, organizado por la Universidad Pontificia Gregoriana, el simposio “Hacia la curación y la renovación” sobre el tema de los abusos cometidos por integrantes del clero contra menores.

Aunque siga sin reconercerse plenamente, la Iglesia, avergonzada por lo sucedido en el pasado, está dispuesta a responder contra el crimen de los abusos a menores y a trabajar para evitar que pecados similares puedan cometerse en el futuro. En este sentido, al simposio le seguirá la creación de un centro que continuará el trabajo.

Vale la pena detenerse en algunos fragmentos del discurso que el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William Levada, pronunció ante los asistentes a las jornadas y que revelan, primero, que no se mira para otro lado y, segundo, cuáles han de ser las claves para luchar contra este crimen y, fundamental, redimir a las víctimas.

Cooperación con autoridades civiles: “reconocer la verdad fundamental de que el abuso sexual de menores no es sólo un delito en el derecho canónico, sino también es un crimen que viola las leyes penales en las jurisdicciones civiles”.

Mayor exigencias a los aspirantes al sacerdocio y a la vida consagrada: “las órdenes religiosas que deben ser escrupulosamente conscientes de la necesidad de ejercer un mayor escrutinio en los candidatos que aceptan para el sacerdocio y la vida religiosa”.

Escuchar a las víctimas:saber que la Iglesia escucha sus historias de abuso, que la Iglesia entiende la gravedad de lo que han sufrido y que quiere acompañarles en el largo camino de la curación, así como que se sepa que ella ha tomado o está dispuesta a adoptar medidas eficaces para asegurar que otros niños estén protegidos contra tales abusos”.

En palabras del portavoz vaticano, el padre Federico Lomardi, la estrategia va más allá de la necesaria tolerancia cero. “Severidad hay que tenerla, no hay que ser indulgente hacia los delitos y de los crímenes graves. Aquí se habla sobre todo de un recorrido positivo que permita de alguna manera remediar a los daños hechos y para evitar que se creen otros”.

Nunca se reconocerá lo suficiente el daño causado y los culpables de abusos han de quedar a disposición de las autoridades civiles, pero ha llegado el momento de ponerse, de verdad, a trabajar, y a reconocer ese trabajo, para que el drama no se repita.

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s