Provida cerrará en junio si no recibe las ayudas de 2011

Provida Valencia podría cerrar en junio. Después de más de 30 años ayudando a nacer a hijos de madres sin recursos, Provida podría verse obligada a echar el cierre si no llegan las ayudas públicas concedidas en 2011 por el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat. Sólo ha cobrado de momento el 60 por ciento de la subvención que aprobó el Consell el año pasado.

“No hay dinero”. Es la respuesta que reciben, tal y como explicó a PARAULA la directora del centro de acogida de Valencia, Laura Margalef. Además, las ayudas públicas para este año no han sido ni siquiera convocadas. Las consecuencias están siendo dramáticas para la asociación, que se ha visto obligada a tomar “medidas drásticas” para poder seguir prestando ayuda.

En lo que va de 2012, se ha tenido que denegar la ayuda a 55 mujeres por falta de presupuesto, mientras que las ayudas que se están prestando se han tenido que reducir a la mitad para poder mantener el número de madres receptoras.

Para una asociación que basa su trabajo en la donación de alimentos infantiles para los primeros meses de vida de los bebés, las subvenciones públicas son parte capital de su presupuesto y los recortes aprobados por los organismos públicos han sido cruciales.

En la actualidad, según informan fuentes de la entidad, Provida se ha visto obligada a asentar su actividad benéfica en las cuotas de los socios y las aportaciones de los particulares, lo que hasta ahora suponía la tercera parte de su presupuesto.

Llamamiento urgente
Por este motivo, la llamada de Provida para evitar su desaparición es urgente y huye de eufemismos. La situación es crítica.

Hoy por hoy, con las arcas públicas bajo mínimos y sin garantías de cobro de las subvenciones, la prioridad de Provida es la captación de socios. Para ello ofrecen posibilidades diversas de colaboración con aportaciones mensuales o bimensuales.

Conscientes de la complicada situación económica, según los cálculos de Provida aportaciones mensuales de cinco euros supondrían una importante ayuda para evitar el cierre, en la línea de lograr un gran número de pequeñas donaciones.
Margalef aseguró que la respuesta de la sociedad está siendo brillante. En apenas 20 días, desde que empezó a circular un comunicado de la entidad, se han recibido cerca de 200 aportaciones particulares.

Por su parte, el presidente de Provida Valencia, Justo Aznar, lamenta la grave situación económica que atraviesa la entidad aunque ha destacado que, en medio del drama, “se ha movido el corazón de la gente”. Desde que Provida hizo el llamamiento, poco a poco se han sucedido las aportaciones.

En 2011, La Asociación para la Defensa de la Vida Provida de Valencia prestó asistencia a alrededor de trescientas mujeres, lo que supuso casi un treinta por ciento más respecto al año anterior.

Detrás de esta cifra está la crisis. A muchas mujeres embarazadas, “la presión económica les abre las puertas del aborto”. Así de rotunda lo recuerda Laura Margalef, quien señala que, además, ha cambiado con los años el perfil de la receptora de las ayudas. Mientras que años atrás, la mayoría de las mujeres que llamaban a las puertas de Provida eran inmigrantes, en la actualidad “hasta un tercio son españolas”. Se trata, según Mar­galef, de mujeres golpeadas por el drama del desempleo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s