huelga de abuelos

Haciendo zapping radiofónico no hay que ser sindicalista profesional (a pesar de lo complicado de unir estos conceptos) ni líder de la lucha obrera contra el patrono para caer en la cuenta de que la clave es el transporte.

Al final de la corrida, lo que vale es lo que hoy digan las teles y mañana lleven en portada los principales diarios. Una Castellana, una plaza Catalunya o una calle Colón semidesiertas vale más que la mejor cifra de seguimiento y participación.

Así que estaciones de trenes de cercanías y cocheras de autobuses municipales son dos de los objetivos principales para tratar de bloquear el transporte y paralizar las ciudades.

Casi. A estas alturas de la película, todos saben que los abuelos, con permiso de hacendado, dominarán el mundo. Ellos mueven el país. Lo saben y dan fe miles y miles de parejas que, a menudo en exceso, se apoyan en ellos para criar a sus hijos.

¿Toxo y Méndez no saben esto? Si la próxima huelga general, las centrales sindicales convencen al gremio profesional del abuelo de que la reforma va contra ellos y que peligran sus derechos y prestaciones, aquello será el acabose. Dios no quiera que llegue ese día.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s