pedir perdón

Cunde el ejemplo. Para algo ha servido el desliz del Rey. Tras partirse la cadera cazando en Bostuana (mientras aquí el personal anda también de caza, pero de empleo, que eso sí son especie en peligro) se armó de valor y pidió perdón. Miró a la cámara, sonrojado, avergonzado. “Lo siento mucho”.

Pasados los días en los que #losientomucho #meheequivocado y #novolveraaocurrir triunfaron en la red, el perdón, las ganas de darlo y el deseo de recibirlo, siguen en el ambiente. Y que duren. Este fin de seman, después de que el Barça le endosara siete goles al Rayo Vallecano, Pep Guardiola compareció para pedir disculpas a la afición rayista por el “bailecito” que se marcaron Thiago y Alves tras una de las dianas. Los jugadores también han hecho lo propio.

A todo el mundo se le calienta la boca de vez en cuando. Pero ya se ha visto que no cuesta tanto reconocer que se ha obrado mal, admitirlo y pedir perdón. Seguro que el mundo sería un poco más mundo.

Un pensament sobre “pedir perdón

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s