el códice de bankia, por dan brown

Cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu mano derecha, para que sea tu limosna en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público. Se trata de un pasaje del evangelio de Mateo. Viene bien para ilustrar el misterio, felizmente resuelto, del Códice Calixtino, esa pieza que ha mantenido en vilo a toda España desde el verano pasado y que aspiraba a convertirse en novela de Dan Brown.

Pero la cosa se ha desinflado un poco y, como mucho, igual se queda en folletín para publicar por capítulos en los periódicos de este verano. El dichoso Códice ha aparecido en un garaje cutre y mugriento. El presunto caco cumplía, según dicen, el pasaje evangélico del principio. Mientras oía piamente misa a diario en la catedral de Santiago, se habría llevado objetos del templo durante diez años.

Robar en el trabajo. Común afición. Por despiste o adrede, quien más quien menos ha trincado bolis, cinta adhesiva, folios… Pequeños e infantiles hurtos con los que hacer que la empresa devuelva al trabajador todo lo que ha hecho por ella y que su salario no consigue purgar.

¿Y qué es el jaleo de Bankia sino un capítulo más de trinque laboral, aunque a gran escala? Ahora bien, aunque nunca se insistirá lo suficiente en que imputado no es lo mismo que condenado, de confirmarse los delitos de los que se acusa a ‘los 33 de Bankia’, Dan Brown ya puede poner en marcha el programa informático aquel conel que, decían, escribió El Código da Vinci.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s