roma pulita

Roma no se entiende sin los millones y millones de turistas que la visitan a lo largo del año, incluidos los miles de españoles y valencianos que, gracias a la proliferación de las compañías de bajo coste que han, por así decirlo, democratizado sobrevolar el Mediterráneo, llegan a la milenaria capital.

Roma es ella, los romanos y los turistas. Estos que tanto molestan a quienes huyen de esta etiqueta autodenominándose, con más romanticismo, viajeros. Pero todos, romanos, turistas y viajeros, comen en la escalinata de la plaza de España, la Fontana de Trevi y el entorno del Panteón. A todos ha escandalizado por igual la intención del alcalde Alemanno. El primer edil romano quiere prohibir comer en la calle. Primer paso -luego vendrá eliminar a quienes duermen en espacios públicos- para conseguir una Roma piu pulita -más limpia.

Alcalde, comer en la calle ensucia, claro que ensucia y eso no puede ser. Pero no lo prohiba. Persiga y sancione a quien tire el envoltorio de su panino al suelo. Pero no prive al propio y al visitante de una de las bellas estampas romanas. La de la escalinata de la plaza de España repleta de gente descansando, contemplando o viendo pasar las horas o imitando a aquellas chicas que tiempo atrás se mostraban en estos escalones esperando a que algún pintor o productor se prendara de su belleza y las catapultara al estrellato como modelos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s