el camino menos transitado

El profesor Keating, en una de sus conversaciones con los alumnos en El club de los poetas muertos, cita así a Robert Frost: “dos caminos se abrieron ante mí, pero tomé el menos transitado”. En el majestuoso Penyagolosa el camino menos transitado es la canal sur. “Es interesante, aunque tiene un cierto riesgo”, respondió un experimentado y apasionado de la montaña al plantearle la intención de abordar este macizo del interior de la provincia de Castellón por esta ruta alternativa, en principio, no apta para principiantes.

Artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

El primer tramo, antes de llegar a los pies de la canal propiamente dicha, discurre entre frondosos bosques de pino y algún que otro arbusto de rosa canina, llamado así por la forma de colmillo de perro de sus espinas. En un par de horas dejamos atrás el barranco de la Teixera y la Font y el Mas de la Cambreta. Descendiendo a través de helechos cuyo color rojizo no deja lugar a duda del cambio de estación llegamos a los pies de la imponente pared de piedra.

Con aquel “cierto riesgo” rondando en la cabeza, Manuela, Fernando y el arriba firmante abordamos el ascenso de un precipicio vertical de casi 300 metros sin más compañía que las nubes que amenazaban con suspender la intentona. Hasta que apareció Rex, así bautizado por el parecido con el famoso perro policía. Ahí estaba. Esperándonos. En una zona poco practicada, de roca suelta y resbaladiza y sin marcas que indicaran la ruta, Rex nos señaló el camino y nos abrió paso entre las paredes de roca. Con la ayuda del can trepamos a través de la estrecha canal, con algún tramo más complicado que otro, y llegamos a la cima del macizo, muy concurrida.

Artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

El Penyagolosa, a pesar de sus 1.814 metros y de la creencia más extendida, no es el pico más alto de la geografía valenciana aunque sí es el más emblemático. Por poco, el Alto de Barracas o cerro Calderón, que forma parte de la sierra de Javalambre en el Rincón de Ademuz, se erige en el techo de la Comunitat con sus 1.836 metros. Este queda, quizás, para otra ocasión.

Desde allí, y sin apenas tiempo para descansar, iniciamos el descenso por la ladera norte. De su accesibilidad y pendiente relativamente suave dan cuenta la enorme cantidad de senderistas que a través de ella seguían ascendiendo al pico casi en fila india, después de dejar atrás el barranco de la Pegunta.

La ascensión no culminó en lo alto del pico. Ni siquiera tras el descenso al aparcamiento por la parte más asequible de la colina. La ascensión se cerró con honores en un restaurante de la vecina localidad de Atzeneta del Maestrat. Allí, a refugio de la lluvia que ya había empezado a descargar y que por poco tiempo a punto estuvo de acabar con todo, plantamos la bandera de la compañía y brindamos. A la salud de Rex y Robert Frost, por haber escogido el camino menos transitado.

Artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s