salir corriendo

Parece que aún queda gente dispuesta a disfrutar del placer de conducir, románticos de la carretera de los que no quedan. Que se lo digan a Sabine Moreau que se dirigía a Bruselas desde su pueblo, un trayecto de poco más de media hora, y acabó en Zagreb, la capital de Croacia, unos mil quinientos más allá de su destino.

El maldito GPS, ese al que el poco orientado conductor confía el destino de su quilometraje le jugó una mala pasada. ¿Una mala pasada? Puede que no.

Puede que a estas horas, más de uno sienta la peor – o la más sana- de las envidias hacia el periplo llevado a cabo por esta mujer. Es posible que muchos, ante la tensión de una posible pérdida de empleo, ante el drama de saberse candidato a un desalojo de su hogar, ante el final de una prestación o, simplemente, ante un probable mordisco a su nómina quisieran hacer como Sabine. Salir corriendo. Poner tierra de por medio. Hacer las maletas. Empezar de cero.

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s