Torrent tiene el primer huerto escuela compartido de España

El término municipal de la ciudad alberga el primero de una red nacional de huertos – escuela en el que podrán trabajar de forma colectiva hasta 40 horticultores

Los nuevos hortelanos, listos para trabajar.Los nuevos hortelanos, listos para trabajar.

Los nuevos hortelanos, listos para trabajar.

Aprender a cultivar la tierra para consumir sus frutos y hacerlo, además, de forma colectiva. Huertos Compartidos Tutelados ha puesto en contacto no sólo a personas con la naturaleza sino a personas con otras personas. “El huerto lo hacen las personas que lo trabajan, que cuidan no sólo las plantas y los frutos sino también la comunicación y el compañerismo”. Marta Gimeno, tutora del proyecto en Torrent, resume así la filosofía de esta propuesta que aspira a revolucionar la relación del ciudadano con la naturaleza.

A finales de marzo una veintena de futuros hortelanos conocieron el terreno y tras los primeros contactos ya han tenido lugar la primera siembra y las primeras sesiones teóricas. Es esta, precisamente, una de las características que diferencian este proyecto de otros similares surgidos en la ciudad. Los hortelanos aprenden, trabajan y producen en común. Santiago Cuerda, impulsor y coordinador glosa sin titubeos las ventajas del trabajo colectivo. “Vamos a producir más, mejor y nos vamos a llevar más hortalizas a casa”.

Extracto de artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

Los Huertos Compartidos Tutelados constituyen una red de huertos-escuela. “Especialmente en el entorno de grandes ciudades escasean los terrenos disponibles, pero algunos propietarios permiten trabajar a hortelanos de forma colectiva”, explica Cuerda. La asociación Reforesta, promotora de Huertos Compartidos, llegó a un acuerdo de arrendamiento rústico con los propietarios de una finca en la partida de l’Alter, que llevaba varios años en desuso.

Los horticultores realizan prácticas de cultivos ecológicos por una cuota mensual asequible. Además, un tutor les asesora sobre el terreno y les ayuda con las tareas prácticas del huerto. Los horticultores cuentan con tutorías ya que muchos de ellos no tienen “ni la formación ni la experiencia suficientes”.

Extracto de artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

¿Y qué hacer si hubiera excedentes? Puede surgir la duda. Conviene recordar que el proyecto surgido en Torrent es un proyecto piloto, “el primer paso -según Cuerda- de algo que se espera que sea largo y fructífero”. La posibilidad de organizarse en forma de cooperativa se plantea, en este sentido, como opción todavía a medio y largo plazo.

De momento, Cuerda apuesta por “enganchar” a la gente a la agroecología y hacerlo bien como especialización profesional de los ya introducidos o, bien incluso, como salida laboral para gente desempleada.

Huertos Compartidos Tutelados puede ser, además, tal y como sostiene Gimeno, el punto de partida de un reencuentro del hombre con la naturaleza. “Más allá de la no utilización de productos químicos en nuestros huertos, apostamos por el cambio de costumbres en la alimentación, la recuperación de los ciclos naturales de producción y la vuelta a una mejor alimentación”.

Extracto de artículo publicado en el último número de Torrent Informatiu, en edición impresa, con más reportajes y entrevistas

Hasta la parcela se acercaron no sólo especialistas como Consuelo y Miguel, ingenieros agrónomos interesados en conocer de primera mano en que consisten estos proyectos que están comenzando a ser conocidos; sino también profanos en el asunto como Susana o Francisco, interesados, antes que nada, en aprender y compartir.
A finales de 2011, Cuerda se propuso “poner en contacto” gente que quería trabajar la tierra con propietarios de terrenos. En poco tiempo ha logrado formar una red nacional de más de 700 personas, la mayoría de ellas sin formación ni experiencia previa.

La primera toma de contacto de una veintena de futuros hortelanos con lo que será su parcela de terreno terminó con una exposición del proyecto y presentación de los coordinadores en la sede de la asociación de vecinos de Camí la Nòria. Rafael Mariner, de Socialnest, asociación de emprendedores sociales que apoya el proyecto y uno de los impulsores junto a Santiago Cuerda y Marta Gimeno, dejó en el aire una frase que servirá seguro, de inspiración y guía a estos nuevos trabajadores del agro: “la tierra hay que amarla y respetarla”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s