hambre

Seguramente, si justo ahora, la mayoría de la clase política se parara a pensar qué le llevó a dedicarse a la cosa pública, las cosas empezarían a cambiar.

Mientras los líderes del G-8, los mandamases del planeta, se reunen en Irlanda, la ong Acción contra el Hambre recuerda -e interpela- que 7.000 niños siguen muriendo al día por desnutrición aguda. Y lo hace, precisamente, recordando a Barack Obama y a Angela Merkel, dos de esos mandamases, porque decidieron de niños dedicarse a la política.

Lo más grave, sin duda, es que hay recursos de sobra.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s